San Antonio María Claret, obispo.Obra Fotográfica de cotallononocot

Lunes de la trigésima semana del tiempo ordinario

Carta de San Pablo a los Efesios 4,32.5,1-8.

Hermanos:
Sean mutuamente buenos y compasivos, perdonándose los unos a los otros como Dios los ha perdonado en Cristo.
Traten de imitar a Dios, como hijos suyos muy queridos.
Practiquen el amor, a ejemplo de Cristo, que nos amó y se entregó por nosotros, como ofrenda y sacrificio agradable a Dios.
En cuanto al pecado carnal y cualquier clase de impureza o avaricia, ni siquiera se los mencione entre ustedes, como conviene a los santos.
Lo mismo digo acerca de las obscenidades, de las malas conversaciones y de las bromas groseras: todo esto está fuera de lugar. Lo que deben hacer es dar gracias a Dios.
Y sépanlo bien: ni el hombre lujurioso, ni el impuro, ni el avaro -que es un idólatra- tendrán parte en la herencia del Reino de Cristo y de Dios.
No se dejen engañar por falsas razones: todo eso atrae la ira de Dios sobre los que se resisten a obedecerle.
No se hagan cómplices de los que obran así!
Antes, ustedes eran tinieblas, pero ahora son luz en el Señor. Vivan como hijos de la luz.

Salmo 1,1-2.3.4.6.

¡Feliz el hombre
que no sigue el consejo de los malvados,
ni se detiene en el camino de los pecadores,
ni se sienta en la reunión de los impíos,
sino que se complace en la ley del Señor
y la medita de día y de noche!

El es como un árbol
plantado al borde de las aguas,
que produce fruto a su debido tiempo,
y cuyas hojas nunca se marchitan:
todo lo que haga le saldrá bien.

No sucede así con los malvados:
ellos son como paja que se lleva el viento.
Porque el Señor cuida el camino de los justos,
pero el camino de los malvados termina mal.

Evangelio según San Lucas 13,10-17.

Un sábado, Jesús enseñaba en una sinagoga.
Había allí una mujer poseída de un espíritu, que la tenía enferma desde hacía dieciocho años. Estaba completamente encorvada y no podía enderezarse de ninguna manera.
Jesús, al verla, la llamó y le dijo: “Mujer, estás curada de tu enfermedad”,
y le impuso las manos. Ella se enderezó en seguida y glorificaba a Dios.
Pero el jefe de la sinagoga, indignado porque Jesús había curado en sábado, dijo a la multitud: “Los días de trabajo son seis; vengan durante esos días para hacerse curar, y no el sábado”.
El Señor le respondió: “¡Hipócritas! Cualquiera de ustedes, aunque sea sábado, ¿no desata del pesebre a su buey o a su asno para llevarlo a beber?
Y esta hija de Abraham, a la que Satanás tuvo aprisionada durante dieciocho años, ¿no podía ser librada de sus cadenas el día sábado?”.
Al oír estas palabras, todos sus adversarios se llenaron de confusión, pero la multitud se alegraba de las maravillas que él hacía.


Santos del día:

San Antonio María Claret
San Luis Guanella
San Rafael Guízar Valencia
San Ciríaco de Hierápolis
San Proclo de Constantinopla
San Aretas de Nagrán
San Senoco de Tours
San Martín de Vertou
San Evergislo de Colonia
San Maglorio de Dol
San Fromundo de Coutances
San José Le Dang Thi
Beato José Baldo



San Antonio María Claret, obispo

24 Octubre 2016

Martirologio Romano: San Antonio María Claret, obispo: ordenado sacerdote, durante muchos años recorrió la región de Cataluña, en España, predicando al pueblo; instituyó la Sociedad de los Misioneros Hijos del Corazón Inmaculado de la Beata Virgen María y, nombrado obispo de Santiago en la isla de Cuba, trabajó con gran mérito por la salvación de las almas. De regreso a España, sufrió muchos por la Iglesia, muriendo entre los monjes cisterciense de Fontfroide en Narbona en Francia meridional

Nació en Sallent, (Vich, Barcelona), era hijo de Juan Claret y Josefa Clará; era el quinto de once hijos; era una familia de tejedores, que le educaron en una profunda religiosidad. Después de una instrucción juvenil de tipo técnico-profesional en Barcelona, dedicado al campo textil. Tras haber salvado su vida de ahogarse en el mar y de otras vicisitudes negativas de su vida, decidió hacerse cartujo pero, después de una serie de señales, entró en 1829 en el seminario de Vich, donde tuvo como compañero a Jaime Balmes. En su época de seminarista tuvo una visión de María, que le cambió radicalmente. Ordenado sacerdote en 1835, en Solsona, en el momento en que empezaba la guerra carlista, fue nombrado vicario de su parroquia natal y después su párroco.

Luego viajó a Roma para ponerse a disposición de la congregación de Propaganda Fide y decidió hacerse jesuita. Tras abandonar el noviciado en la Compañía de Jesús por una grave enfermedad, volvió a Cataluña, donde se le nombró párroco de Viladrau. Utilizó la prensa como forma de apostolado, además escribió más de 150 libros. Más tarde se dedicó a las misiones rurales y a la predicación al clero. El éxito de su apostolado (estaba dotado del carisma del discernimiento de espíritus y de curación) le ganó no pocos adversarios. Abandonó Cataluña, acusado de potenciar el carlismo, recristianizada por él durante siete años, por las islas Canarias (1848), donde transcurrió el año de las revoluciones europeas (1848). A su vuelta se dedicó a la predicación durante 15 años, en un momento en que la legislación revolucionaria había disuelto las congregaciones y Ordenes religiosas. Mientras tanto, en 1849, reunió en Vich a cinco sacerdotes, sentando así las bases de la nueva congregación de los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María (Claretianos). También fundó las Dominicas Anunciatas, cofundador de las Carmelitas de la Caridad de santa Joaquina Vedruna; cofundador con la beata María Antonia París de San Pedro del Instituto de Religiosas de María Inmaculada Misioneras (Claretianas), las Hijas del Corazón de María, las Damas Adoratrices y las Capuchinas de la Divina Pastora.

Nombrado improvisadamente arzobispo de Santiago de Cuba por sugerencia de la reina Isabel II (1850) y nombramiento inapelable del beato Pío IX, se dedicó infatigablemente a su ministerio episcopal: con visitas pastorales (cuatro nada menos, en seis años); con la condena de la esclavitud de los negros por parte de los patronos españoles; con la regularización de los matrimonios irregulares, suscitando la reacción tanto de los nacionalistas cubanos, como de los propietarios conservadores. Sufrió muchos atentados, salvándose, una vez por milagro, de una herida mortal en la cara, Antonio consiguió que su agresor fuera indultado, además le pagó el viaje de regreso a su casa. Para que la predicación y la instrucción llegase a todos escribe “El camino recto y seguro para llegar al Cielo”.

En 1857 tuvo que renunciar a la diócesis por haber sido llamado a Madrid como confesor de la reina Isabel, y se le concedió el nuevo título de arzobispo de Trajanópolis. Este menester le atrajo, inevitablemente, la calumnia, porque en pleno siglo XIX, y en la turbulenta España isabelina, vivir en el centro de la corte, aun sin querer hacer política, era influir en la política nacional, y esto, al padre Claret no se lo perdonaron; la historia y la literatura siguen repletas de ataques de una tremenda malignidad, suponiéndole una especie de eminencia gris de la voluble Isabel II. Fue uno de los hombres mas odiados del país, víctima de numerosos atentados, y su ejemplo lo dio en el más ingrato y resbaladizo de los terrenos que puede pisar un santo: las cercanías del poder humano. En su puesto de confesor de la reina pudo influir en la elección de buenos obispos, organizar un centro de estudios eclesiásticos en El Escorial (a cuya presidencia renunció después de haber restaurado el monasterio).

Aprovechando las ocasiones de los viajes de la reina, pudo dedicarse a restablecer los religiosos en España y a hacer reconocer sus fundaciones. Quiso restaurar el diaconado para las mujeres, y escribió un libro, pero fue prohibido por heterodoxo por el arzobispo de Tarragona. Durante la revolución de 1868, en que fue expulsada la reina, se refugió en Francia y se ocupó de la colonia española en París.

En 1869, participó activamente, en los trabajos preparatorios del concilio Vaticano I, defendiendo la infalibilidad del Pontífice. Por haber seguido a la reina en el exilio, fue perseguido también más allá de la frontera, y el embajador español demandó, ante la corte francesa, el internamiento de Antonio, que logró refugiarse en la abadía cisterciense de Fontfroide, donde murió a la edad de 63 años.

Fuente: santoralpc.blogspot.com.es/





D.José Luis Cotallo Sanchez.


DATOS BIOGRAFICOS

José Luis Cotallo Sánchez
Nació en Cáceres,EL 2-VI-1922. Hijo de Eugenio
y María, joven inteligente,bachiller, empleado de
Correos, militante de la J.M.,A.C., Vicepresidente
del Consejo Diocesano y, años después,Consiliario
del mismo.
A los 18 años ingresó en el Seminario de Coria.
Pasó luego a la Universidad Pontificia de Salamanca.
Ordenado sacerdote el 21-VII-46, cantó misa el 25 en
la Parroquia de Santiago el Mayor de Cáceres.
En cargos de responsabilidad derramó el fuego
apostólico que ardia en su espiritu,con dinamismo
y simpatía.
De verbo elocuente y evangélico, con unción y
sencillez. Conceptos claros y fluidez persuasiva
Gran personalidad en todos los campos ministeriales.
Original y ameno, con apasionado amor a Cristo.
Pulcro, oportuno y espiritual. Su vasta cultura
hizo fecunda su pluma ágil. Dejó una docena de
obras y muchos articulos publicados.
Su labor misionera llegó a casi toda España.
En Cáceres,Salamanca y Brasil consumió la mayor
parte de su tiempo apostólico.
Ferviente pregonero de la devoción a la Virgen.
Promotor del culto e imitación del extremeño San
Pedro de Alcantara y de San Juan de Avila.
Alma y fuerza de movimientos católicos seglares.
Vida comprometida de entrega y servicio a Cristo y
los hermanos.
JOSE LUIS tuvo conciencia de que su fin estaba
proximo. Y, herido de muerte, siguió en la brecha
predicando, escibiendo, orando e inmolando al Padre,
su ya precaria salud, por la salvación de las almas.
El Señor lo llamó el domingo, 20-IX-70 a los 48 años..
Perdimos un celoso capitán del sacerdocio de Cristo.
Rumor de llanto y plegaria en toda su ciudad natal.
Dolor y orfandad en muchas almas. Concierto emotivo de
elogios y testimonios admirables. catálogo de vivencias,
sacrificios y herotismo de caridades.
JOSE LUIS COTALLO, sacerdote, misionero y apóstol,
sembró sus despojos en la tierra, pero, su espiritu, desde
el cielo, sigue rogando al Padre e intercendiendo por nosotros.
Estudió bachiller en el Instituto Nacional de Enseñanza Media de Cáceres.
Dos cursos de Filosofía.
Uno de Teología en el Seminario de Coria.
Cuatro cursos de Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca (1943-47).
Premio Extraordinario en Teología Dogmática Fundamental y en Instituciones de Derecho Canónico.
Ordenado sacerdote el 21 de julio de 1946.
Licenciado en Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca en el año 1947.
Consiliario de Acción Católica, más de 7 años.
Consiliario de Hombres, 3 años de la HOAC.
Profesor de Religión de varios centros 7 años.
Asesor religioso de PROA.
Coadjutor de las parroquias de San Juan, de Santiago.
Rector y profesor del Seminario de Cáceres 5 años.
Delegado Diocesano de la OCSHA, de la Unión Misional del Clero y pro “Clero Indígena” más de 6 años.
Capellán de Emigrantes Españoles y de la Colonia Española en Sao Paulo, en Brasil. Del 30 de julio de 1957 al 1 de julio de 1959
Director de los Servicios Culturales de la Diputación Provincial de Cáceres más de 5 años.
Delegado Episcopal Patronato Provincial de Archivos, Bibliotecas y Museos, más de 4 años.
El día 1 de Noviembre de 1965 fue nombrado Director del Colegio Diocesano.
Fundador del Colegio José Luis Cotallo


Oración para el Padre Cotallo.

ORACION PARA USO PRIVADO

Señor Jesús. Redentor de los
hombres, que llamaste a tu sirvo
JOSE LUIS al honor del saderdocio
para que lo ejerciese en beneficio
de los pobres,afligidos y necesitados.
Por su entrega total a la misión
evangelizadora y su fidelidad integra
a tu doctrina y voluntad santisíma,
rogamos que, por su intercesión,
antiendas nuestras súplicas para
gloria y amor divinos y beneficioso
de las almas. Amén.
(Padrenuestro,Avemaría y Gloria).




Padre Cotallo de joven.



Virgen de la Montaña, patrona de Caceres, Extremadura y Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús.




San Pedro de Alcántara

La fe es la primera raíz, la esperanza es el báculo, y la caridad el fin del camino de toda perfección cristiana.


San Juan De Ávila.

Su virtud principal fue la caridad. Tenía un amor entrañable a la humanidad de Cristo: “el Verbo encarnado fue el libro y juntamente maestro”.


Fundó un complejo con las secciones siguientes:


— Asesoría general e información social y humanística.


— Oficina de inscripción con registro de nombres,señas,de cada emigrante.


— Oficina de colocación laboral y orientación para que los emigrantes no
cayecen víctima de explotadores.


— Sección asistencial para brindar los primeros auxilios al llegar al pais,
como esperar en los puertos,darles alojamientos,ect.


— Centro cultural con biblióteca, periodicos, conferencias, y esparcimientos.

— Departamento de ayuda religiosa y moral: Misas en idioma patrio, celebración
de bodas, bautizos y otros sacramentos según contrumes en los pueblos de origen.

— Cooperación e intercambio con centros similares existentes.

 



Frases del Padre Cotallo.

*<< Quien trata en su vida de hurtar toda clase de sacrificios y
conciba la existencia para el goce y el disfrute, anda muy
lejos de ser un cristiano de verdad.>>*


*<< Caridad no es dar lo que sobra, sino darse: que no es entregar
la cartera, sino el corazón>>*


*<< Y cuando ya nada tengas, regala sonrisas que alivian y arropan,
y plegarias que consuelan y mueven a Dios>>*


*<< El amor y la fe en las obras se ve>>*




Diseño: Jose Antonio Cotallo López

obispollopisivorracotallononocotObispo Llopis Ivorra.(Cáceres)


Autor Arte Digital: cotallo-nonocot